Entradas

Mostrando entradas de marzo, 2011

Jinotepe, cerro de vientos, chilotes y eterna privamera

Imagen
"Se escuchó el Alabado, detonaron los morteros, cargacerradas y cohetes, repicaron las campanas de la Santa Iglesia Parroquial Santiago Apostol de Jinotepe, anunciando que está de fiesta y que Santiagüito se iba a su tradicional demanda mayor."  - Blog Jinotepe, Carazo (Población, gente, cultura y tradiciones)









Santiago Apostol de Jinotepe, Carazo - Grupo en Facebook 

Jinotepinos de corazón 
Historia de la Iglesia Parroquial Santiago 

"A gozar del indio viejo, el ahicao, el nacatamal
los buñuelos, los chicharrones, la sabrosa chicha de máiz
todo el pueblo se desborda en las calles de mi ciudad
los fieles pagan promesa, la fe va creciendo más...."

(Fragmento de Jinotepe, Canción a Santiago 
del Dr. Fabio Sánchez Arana 
 tomado de Yoyita)
Tope de los Santos








Agradezco a Uriel J. Herrera por la fotografía de la Iglesia Santiago que ha tenido la amabilidad de proporcionarme para este tema y a Maribel  López- Samcam por abrirme las puertas virtuales de su Jinotepe querido.

¿Te acordás?

Imagen
Qué recuerdos tan bonitos Los que vienen a mi mente Los de un país muy sufrido Donde quedó toda mi gente.
Recuerdo mi tortilla, La chicha y el vigorón En el parque de Granada Que vendía doña Chon.
Y el sabor de un mondongo Con aquella cuajadita Yendo para Masatepe En un domingo a comer.
Dónde está mi pinolillo, El cereal y el pinol Para comerme su chingaste Aunque me de congestión.
Cómo quiero carne asada Con su gallo pinto también Y la cebada con pelota Que me hacía tanto bien.
Y La Riviera con sus raspados Muy cerquita del Gabriel Cuando en época de estudiante Hacíamos la “leonesa” riendo sin poder.
Y te acordas del chancho frito Con la yuca reventada? No se te hace agua la boca Y te morís por un poquito?
Ya deseara andar en coche En Masaya o en Granada Con sus caballos cholencos En el Calvario o La Calzada.
Deseara tener en frente Un plato de moronga frita, Una hoja con baho caliente, Comer todo y caer redondita.
Y que decís de mi leche agria Como la podría olvidar! Si me salvo de…