Entradas

Mostrando entradas de marzo, 2006

El espíritu del tesoro enterrado de Sutiava

Imagen
En la comunidad indígena de Sutiava, en la ciudad de León, se cree que dos veces al año sale de las aguas tibias del balneario de Poneloya, el espíritu de un tesoro enterrado. Esta aparición nocturna que aparece en semana santa y agosto, tiene forma de un cangrejo gigante, dorado porque es de oro, y con ojos brillantes como piedras preciosas. Recorre el camino que va de Poneloya hasta llegar a Sutiava (variante Subtiava o Sutiaba), dando vueltas en las esquinas principales de la ciudad, cruzando puentes, recorriendo calles, cruzando plazas, esquivando las manos de los más atrevidos que pretenden atraparlo y que al pasar cerca de él, quedan sin poder moverse y mudos por varios días.

Según la historia, la leyenda del "punche (cangrejo) de oro" como es popularmente conocida, nace después que los conquistadores ahorcaran al Cacique Adiac en un gran árbol de Tamarindo que aún se preserva, mudo testigo de los tiempos. Se comenta entre los leoneses que el cacique está encantado y qu…

Cuentos del Cerro de Oro

Imagen
Don Hilario Vanegas, del Consejo de Ancianos de Sutiaba, en León, nos platicaba de las cosas raras que pasan en el Cerro de Oro que queda por el lado de Abangasca. Parece que ese mismo cerro es el que los indios llamaban Cerro de los Cuatro Vientos.

Cuenta la tradición que allí estaba Adiact, el último cacique indígena, cuando fue apresado por los españoles y asesinado. Bueno, pues por allí pasaba don Hilario una mañana del mes de Noviembre con su carreta cargada de leña cuando faaa..., se le zafó una rueda:

- "Hombre, carajo... ¿cómo hago ahora? ¡Yo no apeo esa leña...! ¡Ah, ya sé, vaya buscar una pluma! Con un ganchito ahí, la palanqueo, la levanto y le meto la rueda". Don Hilario se metió al monte y cuando venía ya con el gancho... : - "Eh... ¿y esa chavala linda? ¡Linnnda la muchacha! De un color bonito y toda vestida de blanco, todo, todo, zapatos y todo.

No más verme me dice: - ¿Ya tiene el ganchito? - ¡Vaaa!, le digo yo. Pero ya la rueda está met…

El viejo del monte de Solentiname

Imagen
Las abuelas en Solentiname comparten con los más pequeños la leyenda del Viejo del Monte, criatura mitad hombre, mitad bestia, encargado de los dioses para cuidar la exuberante flora y abundante fauna que adorna este hermoso archipiélago.

Los Zahoríes

Imagen
"Cuentan los indígenas que hace mucho tiempo existieron los Zahoríes, seres muy extraños de ambos sexos que tenían el poder de adivinar el futuro y el pasado de las personas. Su aspecto era deforme y feo, con un cuerpo raquítico y una cabeza desproporcionadamente grande. Los Zahoríes tenían una ranura en forma de cruz en cielo de la boca y no podían articular palabras; se comunicaban por medio de señas y chillidos, que eran interpretados por sus familiares. Era común que permanecieran acostados, ya que el peso de su cabeza los dominaba y no les permitía andar. Los pobladores no les tenían miedo, al contrario, llegaban a consultarlos con frecuencia, pues aseguraban que el poder de la adivinación era un don verdadero. Las consultas eran pagadas y recogían mucho dinero, pero aunque siempre daban a la persona la información que buscaban, se negaban a atender a aquellas que sabían que sólo llegaban para conocerlos y burlarse de ellos." (Fuente: House of pinol)

Interesante definici…

Los ahuizotes o aguizotes

Imagen
Los ahuizotes o aguizotes como también se les conoce, no tienen forma, pero de alguna manera su presencia se deja sentir. No tienen consistencia sólida pero se sabe que están cerca cuando de pronto nos entra el miedo o nos atemorizamos sin razón aparente. Sus gemidos se dejan escuchar en los caminos solitarios, sus sombras las vemos con el rabillo del ojo, la sensación que están cerca la sentimos en el escalofrío repentino de la espalda. Se burlan, asustan, provocan enfermedades y hasta la muerte. Cuando toman consistencia lo hacen en forma de mocuanas, duendes, ceguas, lloronas, taconudas y otros espantos conocidos.

Nuestros pasados indígenas, personas muy supersticiosas, fueron muy creyentes de los ahuizotes y desde entonces el pueblo ha venido inventando rituales para hacerlos desaparecer: rezar, hacer la señal de la cruz con los dedos, persignarse, y hasta ponerse la ropa al revés.

De acuerdo con Tania Trejos, la palabra "ahuizotes o aguizotes viene del náhuatl y significa Es…