Entradas

Mostrando entradas de junio, 2006

Los duendes del potrero

Imagen
La siguiente historia me la envió Pablo Gutiérrez, guía turístico nica, quien tuvo la amabilidad de compartir conmigo varios relatos recopilados en sus viajes por nuestro país. La historia, tal como la escribió Pablo, sucedió así:

"Bueno me dijo una señora muy buena que es mi madre, que cuando ella era una niña, vivía en un área rural de Nicaragua en el norte centro del país donde había mucha pobreza. Cuenta mi mamá que un día venían de otra finca lejos de la finca en donde vivía mi abuela con todos sus hijos. Normalmente, el viaje en mula tardaba 3 horas para llegar a la casa de mi abuela, pero al salir de esta finca llagaron más familiares y la entretuvieron casi dos horas, así que llegaron a las nueve de la noche. Pero en algún lugar del camino todos escucharon la risa de muchos niños. A mi abuela la acompañaban 4 de sus hijos, dos niñas y dos varones y a lo claro de la luna, en un potrero, vieron un grupo de niños o lo que parecía ser un grupo de niños vestidos todos de rojo.…

Hay que bautizar al niño... ¡si no se lo lleva el duende!

Imagen
En los pueblos de Nicaragua el tema de los duendes es bastante común. Desde que somos pequeños escuchamos historias de muchachas que han sido acosadas por algún duende enamorado, o duendes traviesos que aparecen en los montes y veredas asustando a los campesinos o confundiéndoles el camino. Entre las cosas que se comenta, se dice también que a los niños se les debe bautizar sin demora, si es posible en cuanto nacen, ya que los tiernos que no son bautizados, son presa fácil de estos malos espíritus que vistiendo cotoncitas rojas, caminan en fila india con sus plantas del pie volteadas llevando "a tuto" a la criatura.

Milagros Palma comenta en Senderos Míticos de Nicaragua algunas de estas creencias:

"En Monimbó se dice que nunca hay que dejar a un niño solo, porque los duendes se lo llevan a la montaña para volverlos como ellos si no ha sido bautizados. En muchos lugares se oye decir que los duendes pierden en las montañas a los niños sin bautizar...Sólo los pequeños y l…

La casa de piedras de los duendes de Yalagüina

Imagen
En Yalagüina, municipio del departamento de Madriz, existe una cueva en cuyo interior se escuchan tambores y el cantar de un gallo. Dicen que ésta era la casa de los duendes y que en algún lugar de este misterioso lugar hay una espada de oro y una canasta de flores, pero nadie ha logrado sacarlas.

Aquí un reportaje que le hiciera Martha Marina Gonzalez a doña Modesta Blandón, una anciana conocedora de esta leyenda:

"Ésta (cueva) se ubica en medio de unos matorrales, a unos cinco kilómetros al suroeste de Yalagüina, en el sector de El Rodeo. Según doña Modesta Ramona Blandón López, una anciana de 87 años, en la casa de los duendes hay trazos de un cerco de piedras, el cual era un corral donde se ordeñaban las vacas.
Dice que el duende salía de la casa de piedras y esperaba en la quebrada a Juanita Vindell, quien llegaba a lavar el maíz nisquezado, la cargaba de flores y luego se iba a tocar la guitarra en el 'cucurucho' de la casa de piedras.

Cuando todavía podía caminar, d…

El pequeño doctorcito

Esto le pasó a mi tía-abuela materna: Margarita Parajón De Escorcia. Resulta ser que por los años sesenta ella dio a luz a su último hijo varón que por nombre le pusieron Javier...A los días del nacimiento de Javier, él se enferma gravemente y mi Tía Margarita se vuelve loca y en su desesperación sale corriendo a media noche en las calles de León a buscar a un doctor que la socorra, inmensamente angustiada, ella va a parar a un puente que da camino a un río; y en el cual en medio del puente se le aparece un señor de muy baja estatura, el cual la detiene y le pregunta que es lo que la angustia...Ella le cuenta que su hijo está mal y que ella no sabe que hacer...El le dice que él la puede ayudar, y que lo lleve ante el bebé...Ella confiada lo lleva y él entra en la casa y cuando ve a Javier, lo primero que hizo fue sacar de su diminuto maletín una especie de pomada y se la frotó en el ombligo al niño e inmediatamente él dejó de llorar. 
En ese mismo instante mi tía toca al niño y se da c…

El burro en la piedra de Cuapa

Imagen
Entre los recuerdos más lindos de mi niñez, están las canciones y los cuentos que me contaba mi mamá cuando viajábamos por carretera a algún departamento de Nicaragua.


Como en aquellos tiempos no se acostumbraba usar cinturones de seguridad, ni asientos especiales para niños, uno de los placeres más grandes para mí era pasarme al asiento delantero para sentarme en las piernas de mi mamá y escuchar sus historias de monos bajando de la montaña, o duendes ladrones de muchachas.
Este último me lo contaba cuando viajábamos a Juigalpa, su ciudad natal. Cuando pasábamos por "la piedra de Cuapa", monolito famoso en el Departamento de Chontales, ella me lo señalaba y me decía: "allaaaaá está el burro... ¿lo ves?" Y me empezaba a contar que hacía muchos años, unos duendes se enamoraron de una muchacha, y no la dejaban en paz en todo el día, escondiéndole las cosas, jalándole el pelo, tirándole piedritas. Ya ni ella, ni su familia los aguantaba. Eran tan traviesos que un día s…

Los niños que no entraron al cielo

Imagen
"Cuando tuve tres años comenzaron mis peligros: dormía en mi camita-tijera con mosquitero y, cuando me dejaban solo, llegaban los duendes. Tenía tres años y todo lo recuerdo. Salían de un rincón de mi cuarto. A veces salían de debajo de la cama y eran muuuuy amistosos. Me ponían en el centro, me hacían rueda y bailaban. No recuerdo sus voces o no hablaban, pero reían mucho y me invitaban para irme con ellos. De haber querido irme, yo no sé si, como ellos, hubiera podido traspasar las paredes. Una vez me trajeron de regalo uno de sus camisoncitos. Era rojo. Cuando lo vio mi madre y me sometió a su acucioso interrogatorio, '¡Son los duendes!' gritó. En todas las casas del vecindario se hizo un corre-corre y por la tarde llegó el padre Casiano, un pigmeo jesuita de la iglesia de Guadalupe que tiró agua bendita por todas partes y recitó algunos latines misteriosos. Yo no sé si fue por eso, pero los duendecitos, mis alegres amigos, no regresaron más. ¿De dónde vinieron los duen…

Las travesuras de los duendes de Chontales

Cuenta Bricelda que "en una finca que se llamaba 'La Garita', allá en Chontales que era de mi bisabuela, había una casa bien grande y cuando se estaban echando las tortillas a mediodía se oía que los duendes llegaban a voltearlas mientras estaban en el comal.

Cuando había visita platicando en la sala, dejaban caer piedras en el mero centro de la pieza pero no golpeaban a nadie, solo caían las piedras y la gente asustada se ponía a rezar.

...Ahí mismo en Chontales hay una piedra que se llama El Pedernal. y al lado se encuentra otra más grande, la Piedra del Toro. Allí los duendes subieron un toro para hacer la maldad, porque así son ellos. Les gusta hacer maldad. El toro no se pudo bajar y se murió. Allí quedó pintado en esa piedra."

Fragmento tomado de "Los duendes", en Milagros Palma: Senderos míticos de Nicaragua. Editorial Nueva América, Bogotá, 1987.

Los famosos duendes de Boaco

Imagen
Boaco es uno de los departamentos más pintorescos de Nicaragua. Con su vegetación hermosa y espesa, misteriosas cuevas, formaciones rocosas, petroglifos de origen incierto, y pobladores llenos de imaginación e ingenio, cuenta con todos los elementos mágicos necesarios para ser cuna de famosas leyendas y extraordinarios cuentos. En efecto, por ejemplo, los boaqueños no pierden oportunidad para hablar de sus encuentros con pequeños duendes quienes por generaciones se dice aparecen en las laderas de los cerros, las orillas de los caminos, las cuevas, y hasta los barrios de este hermoso lugar.

"Los duendes eran unos muchachitos así, pequeñitos, de cotoncita y gorrita roja" se apresura a contar don Toñito García quien vive en Santa Lucía, municipio de Boaco. "son muy traviesos, le tiraban piedras a uno, le tiraban agua en la cara, pero un día desaparecieron... Creo que se fueron para otro lugar. Una vez los vi desde dentro de la casa. Estaban los dos en este portón. Para mí …

La maldición del duende y la Iglesia San Sebastián

Imagen
Colegio La Asunción y Parque Central de León

Esta historia del sitio donde está la Iglesia San Sebastián en la ciudad de León y su posible maldición, la narra mi amiga Patricia Sobalvarro quien amablemente accedió para que la compartiera en mi blog.

"Resulta ser que existe una Iglesia en León que por nombre lleva San Sebastián. Esta Iglesia está situada costado norte de donde fue la Cárcel La 21, hoy en día es el Museo de Leyendas. Lo que queda de la Iglesia hoy en día es solo ruinas ya que debido a la guerra surgida en el 79, no se ha vuelto a restaurar...Hace muchos años atrás se comenta que en la localidad de la que hoy en día son ruinas de la Iglesia, era la casa de unas señoras bien distinguidas e importantes que formaban la sociedad de León. Estas señoras llamadas niñas viejas solían dar su paseo rutinario bajo del sol todas las tardes, se sentaban al pie de un pozo, el cual tenían en el inmenso patio, a tejer, a bordar y a realizar un sin número de artes manuales...En uno d…