Entradas

Mostrando entradas de agosto, 2012

De los Ortegas buenos

Escrito por Martha Isabel Arana


De los Ortegas buenos escrito en un principio como blog personal es una metralla de colores, sabores y recuerdos con que el Sr. Orlando Ortega Reyes ilumina mi generación y las futuras que me siguen poniendo en nuestras manos un valioso texto de eventos pasados.  Los que llegamos tarde para conocer la patria de otras décadas y la dejamos demasiado pronto para atesorar detalles y memorias de épocas recientes, tenemos en esta obra un cuadro completo de costumbres de la tierra y la gente que nos vio nacer.

Desconocía antes de leer este libro por ejemplo, de los chivitos de las Gutiérrez de Masatepe, de los chicles de pollito de doña Margarita Centeno de Masaya, las cajetas de coco negra con tamarindo de la Mariana en San Marcos o las cajetas de leche de la Melba Quant.  Me deleité imaginándome el sabor de las lecheburras de doña Mélida que asegura don Orlando eran las mejores de Masaya porque eran hechas con "alma, vida y corazón".  Delicioso debe …

De manos de una inmigrante

Imagen
Escrito por Martha Isabel Arana

Me lo decís a mí que ya no me cuentan cuentos.  Llevo 25 años y más de la mitad de mi vida viviendo en esta tierra ajena, tan diferente de la mía.   Si acabás de venir de Nicaragua pudiera contarte  algunas mentiras que a veces fluyen solas con la excusa de alimentar piadosamente la esperanza del recién llegado.  Pudiera decirte por ejemplo, que con el tiempo ya no vas a sentir la nostalgia que ahora te invade. Pero allá vos si querés creerlo. Tampoco me atrevo a decirte que dentro de 20 años y un día, después de trabajo arduo y honrado probablemente vas a estar igual que como viniste.  Ojalá que estés mejor económicamente, pero nadie te garantiza eso.  A lo mejor vas a estar en peores condiciones, todavía ilusionado con aquel famoso sueño americano de los cielos azules y las estrellas blancas.  Sí, acordate, aquel que nos hicieron creer y para muchos no fue sino un oasis en el desierto árido de la vida de inmigrante.  Mucho menos quiero insinuarte que n…