Soy Samuel Belivet




"En el año 1935 en el viejo camino carretero que va de Masaya a los pueblos llegó un hombre vestido de soldado romano a una finquita a la orilla del camino, donde estaba una mujer sola sacando agua de un pozo y le dijo a la señora: Soy Samuel Belivet, regáleme un poco de agua que tengo mucha sed». La señora le dijo «espéreme un momento», y se fue a traer una jícara. La sorpresa que se llevó la señora cuando regresó al lugar donde había dejado al personaje esperando para darle el agua, ya no estaba, había desaparecido y sólo sintió un olor a azufre fuerte; inmediatamente la señora pensó que era el judío errante el que se le había aparecido, quedando traumatizada y tuvieron que llevarla al hospital de Masaya para tratarla."

Fragmento tomado de Anécdotas de Semana Santa
Escrito por Bayardo Ortiz Pérez - El Nuevo Diario
9 de abril de 2011

Foto: NicaraguaLiving