La mona enamorada




 Fragmento escrito por M. Haydee Brenes Flores

Fue don Luis Delgado, hoy de 72 años, quien a los 17 se ganó la admiración de
todos los vecinos cuando armado de un varejón de jícaro corrió tras una mujer
convertida en mona que lo asediaba.

La supuesta mona era Mercedes, una novia del señor Delgado, originaria de
Rivas que habitaba muy cerca del INA, una empresa de transportes de granos
básicos en la cual él trabajaba.

"Yo comencé a sospechar desde una vez que vine de Granada y pasé por su
casa antes de venirme a mi vivienda, y ella me contó de unas cosas que habían
pasado aquí. Pensé que había visitado a mi mamá, pero cuando pregunté me
dijeron que no había llegado nadie y lo que habían visto era una mona colgada
de un palo de jocotes cerca de la ventana de mi cuarto", relató el señor Delgado.

Sin embargo, la mona continuó apareciéndose en su casa todas las noches.
Ya cansado, un día que iba a una diligencia observó que venía detrás de él
y le digo "ahora sí jo.. vas a irte a tu casa a buscar qué hacer". Corté el varejón
y la siguió hasta un zanjón cerca de lo que hoy es Campo Bruce y la apaleó.
 "Hasta hoy no he vuelto a saber de ella", concluyó su relato el señor Delgado.

Fragmento tomado de Los dias del coyote y la mona enamorada, END
2 de septiembre, 2001