domingo, septiembre 11, 2005

La mona de La Mocuana



Mitad mujer, mitad animal, la Mona Bruja acosa y persigue por las noches a los aterrorizados desdichados que tienen la mala fortuna de tropezarse con ella. Grande, peluda, y famosa por su cola larga, persigue y maltrata a los trasnochadores que después de tener un encuentro con ella quedan tontos o "jugados de mona" si logran ser alcanzados.

Mujeres brujas que en las noches se convierten en espeluznantes pesadillas, y que al día siguiente retoman su cuerpo y repiten la misma historia al anochecer para horror de los vecinos, quienes llenos de miedo escuchan como salta de rama en rama o se sube a los techos de las casas aprovechando los inmensos chilamates.

"Eso de la mona es verdad" cuenta la señora Alma. "Bueno te lo dijo porque después del terremoto nos fuimos a la finca km. 171/2 carretera a Tipitapa, un lugar que le decían La Mocuana. Me acuerdo que un día murió un señor. Eso pasó al fondo de un pueblito bien adentro, y casi todo el pueblo fue a verlo. Cuando veníamos de regreso todo era obscuro. Teníamos que pasar por un río, y entonces se oían en las ramas de los árboles como si alguien andaba. Cuando en eso miramos a una mona y cuando la vimos, corrimos hasta llegar a la casa donde ella nos acompañó. Bueno te platico esto porque me dieron ganas de compartirlo".
(Versión tomada directamente de una señora de Managua y recogida por Martha Isabel Arana - 11 de septiembre, 2005)
Publicar un comentario en la entrada