Auxiliadora Inmaculada

Desde el Lago de la Gran Sultana,
De mi país te nombran capitana
De los mares aurora de la mañana.
Las gaviotas y pájaros presurosos cantan tu diana

En el quieto arenal del playerio,
Del fondo de Granada, el vocerío
Del tañir de campanas en tu honor.




¡Oh, Campanas de Iglesia!
Gozosas anunciáis el auxilio de tan noble señora,
Con vosotras elevo una plegaria en el silencio de la aurora.
¿Quién es esa que se asoma en el azulino trono de hornacina?
¿Cuyo nombre escrito esta en la frente del alba?
Cuyo manto es el azul del cielo de mi patria...
Es la que desde el cielo vino embarcada,
Para ser vuestro auxilio y abogada
Eres tu columna de mis sueños, puerto, amparo y gozo de alborada.
Eres mi timonel y de mi extraviada barca la guía.
Virgen Inmaculada patrona mía,
En mis navegaciones brújula y lantía,
Siempre eres causa de tanta alegría.

Salve, estrella que al astro precedes
Salve, Generala de los ejércitos celestes
Dulce y fragante azucena eres
Tú das a tu hijo el fruto bendito que salva.

Madre sin mancha te ofrezco mi corazón,
Jamás me quites tu auxilio y protección
Por tu santa y bendita Concepción
Nunca me apartes de tu Inmaculado Corazón.
 
Autor: Ronaldo Cruz
Poema tomado del blog 
Tierra de María, Granada, Nicaragua

Foto tomada del grupo Conozcamos Nicaragua de Facebook.