jueves, enero 26, 2012

La chancha bruja de Villanueva

La leyenda de este personaje cuenta de mujeres con manía de transformarse en este animal, las que amparadas por la oscuridad de la noche, en lugares apartados y que consideran seguros, recitan conjuros, rezan oraciones diabólicas y realizan un ritual que consiste en darse tres vueltas para atrás y otras tres para adelante, esto según la creencia popular, para echar el alma por la boca, le queda depositada en un guacal o pana siempre le acompaña para estas conversiones. Al concluir con este ritual, las mujeres quedan convertidas en chanchas de gran tamaño, agresivas, fuertes y frecuentemente de color negro.

Según la versión de aquellos indígenas crédulos y de gran imaginación, estos seres increíbles han sido vistas llenos de lodo podrido, caminando al trote por las calles y emitiendo gruñidos característicos.




Cuentan los que han logrado ver enfrentamientos entre estos animales y sus víctimas, que cuando una chancha bruja se acerca a la persona que quiere dañar, ya sea hombre o mujer, aligera su trote emitiendo fuertes gruñidos y luego la embiste con furia. La víctima al verse atacada por este gran animal se llena de terror y trata de correr, entonces la chancha sin darle tiempo de escapar, le da trompadas y mordidas en sus piernas hasta derribarla, y en el suelo procede a golpearla hasta hacerla perder el conocimiento. 

Al amanecer del día siguiente la victima despierta toda golpeada, algunos aseguran que han amanecido sin el dinero o los reales que portaban al momento de ser agredidos por la chancha bruja, al igual que la chancha bruja, se cuenta también que existen monas, ceguas, gallinas con pollos, etc., según ella lo desee al momento de la conversión.

Cuenta el señor Mariano Paniagua, que un sábado por la noche, manejaba su taxi por las calles de Villanueva, una comarca localizada cerca de la frontera con Honduras, en esa ocasión le solicitaron que hiciera un viaje a la frontera del “Guasaule”, casi llegando a su destino tuvo la ocasión de ver una gran chancha negra que llevaba un grupo de chanchitos en medio de un lodazal, le extraño que la anímala fuera tan agresiva con los peatones, que a esa hora de la noche caminaban rumbo a sus hogares, no sabe si fue porque estaba cuidando a sus hijos o por ser uno de los animales convertidos, de todas maneras el apartó su taxi y la dejo pasar con sus animalitos, luego vio que desapareció en el monte y no la volvió a ver más, sin embargo le llamo la atención que parecía que la chancha trotaba en el aire, eran como las diez de la noche de un fin de semana caluroso y no le dio mayor importancia.

Tomado de Radio Tapita Nicaragüense por Gracias de Dios en Facebook.
Foto cortesía de José Rafael Burgos C./Moralimpia.net

sábado, enero 21, 2012

Estampas de Nagarote


Escrito por Luis José Castro Jerez

 Por la tarde el pueblo se llenó del sabor a fiesta circense. Por las calles polvorientas desfilaron los payasos, un improvisado domador de fieras dando órdenes a un famélico mono, y una banda de músicos que con sus notas marciales despertó del letargo a los pobladores del lugar tan acostumbrados a ver pasar el tiempo y los días sin que ocurriesen acontecimientos importantes. La voz de Firuliche anunciaba que esa noche, a partir de las ocho, la magia del circo traería la alegría a todos los nagaroteños. 

La voz de Don Enrique, el dueño del cine local, con música de fondo de Agustín Lara, anunciaba por los altoparlantes que esa noche el Cine Santiago presentaría a partir de las ocho una gran superproducción cinematográfica titulada “El Ultimo Cuplé” en color, technicolor y cinemascope, con Sarita Montiel y un gran reparto de estrellas del cine español. Don Enrique prometía a los parroquianos una noche cargada de emoción y suspenso.


El Salón México, sin ningún tipo de publicidad, aunque con la alegre música de Peñaranda, ofertaba tímidamente por su parte al otro lado de la estación del ferrocarril un momento de placer a los valientes que se atrevieran a disfrutar los encantos de un trío de sirenas recién llegadas de Corinto y vestidas alegremente con unas floreadas blusas y provocativas naguas chingas.


En el ambiente se sentía un olor a pólvora de cachinflines, un delicado aroma a frijoles cocidos en olla de barro, y un sofisticado y sensual perfume a "Maderas de Oriente".


Corrían los tempranos años de la década del sesenta y era en mi Nagarote natal…


Otros escritos del Sr. Luis José Castro
Apuntes del Sr. Castro recopilados el 22 de enero, 2012


jueves, enero 12, 2012

Il Carretanagua

Il Carretanagua passa nelle notti buie per le vie delle città del  Nicaragua, per seminare terrore tra le persone. I vicini non possono vedere questo fantasma terribile, ma riescono ha sentire il suo passaggio infernale per le vie  antiche della città.

La gente dice che quando il carro raggiunge gli angoli svanisce, il carro non attraversa gli angoli, ma riappare lentamente annunciando la morte certa della gente nella strada sottostante. I coraggiosi  che hanno osato spiare nel suo cammino, dal buio delle ombre, raccontano storie dell’orrore. Sopstengono che è guidato dalla  Morte Quirina. Altri dicono che è condotto da un paio di buoi  magri e vecchi. Cercherà tra le vittime eternamente perduta, anime di persone che godono facendo del male ai loro vicini del quartiere con il suo intento di seminare maledizioni e vendette. I cani e le persone che hanno il coraggio di guardare quel carro dell’inferno, hanno tanta paura di ammalarsi e contagiati  e colpiti da febbre, altre persone perdono la parola per diversi giorni, altri perdono i sensi e muoiono dalla paura. Dietro il carro ci sono scheletri con ceri in mano. Se trova qualcuno sulla sua strada, gli danno la candela  e chiede a loro di pregare per la sua anima. Il giorno dopo, quando la gente cerca la candela, trova soltanto un osso.


Si crede che l’origine di questa leggenda si riferisca al tempo della conquista da parte degli spagnoli, in quel periodo si diceva che gli spagnoli usavano carri per portare via  gli abitanti indiani per lavorare nei campi e nelle miniere. Se gli indiani andavano sopra quel carro, significava morte certa, non avrebbero più visto le loro famiglie. Si sono svolte nelle notti tenebrose, gli indiani si nascondevano per evitare di essere trovato. Da allora il Nicaragua è legato  alla figura del carro con i buoi, simbolo della morte durante la notte, creando così uno dei fantasmi più temuti del paese.

In collaborazione con Siro Gagliardini.



jueves, enero 05, 2012

La Mica Bruja de la montaña

Acérquese un poco, Don Pascual, acérquese, así le voy contando y mientras tanto usted va sintiendo cómo se le quita el frío. Le digo: Que yo recuerde, que yo haya oído, de lo que usted me pregunta mucha gente habla.

Mire, dicen que ella era una mujer que se había hecho rica de la noche a la mañana. Y eso siempre levanta habladurías. Así es la vida, pués. Un vecino de ella, una noche vió que un ganado se iba para la casa de la mujer.


A la noche siguiente, un poco antes de medianoche el hombre, entre intrigado y curioso, se acercó a la casa de la vecina y óigame bien qué fue lo que vió: La mujer estaba rezando el Padre Nuestro al revés. Dió tres vueltas hacia atrás y dijo: Abajo carne. Abajo carne Abajo carne


¡Y Toda su carne se cayó al suelo!. ¡Quedó sólo su esqueleto! y de repente, ¡se transformó en mona! Después, salió a hacer su correrías, a robar a sus vecinos, pués. Cuando regresó con lo robado, se fue al mismo lugar, rezó el Padre Nuestro al derecho, dió tres mazancuepas y dijo. Arriba carne Arriba carne Arriba carne y de nuevo se convirtió en mujer, como si nada. 




En medio de todo su espanto, el vecino se dio cuenta de que había descubierto a la Mica Bruja. Él le puso mente al asunto Hasta que un buen día fue a hablar con una bruja blanca, buena, pués. Ella le dijo que para castigar a la Mica Bruja, tenía que echar sal sobre su carne, cuando su vecina se volviera mona.


El vecino dejó pasar un tiempo, pero una noche de esas, después de haberse echado cuatro tragos entre pecho y espalda para coger valor, llegó hasta la casa de la mujer y esperó a que ella se fuera convirtiendo en Mica Bruja. La oyó decir, como la otra noche: Abajo carne. Abajo carne Abajo carne


El hombre vió cómo la mujer se convertía en mona y salía corriendo a robar segura de que nadie la miraba. El siguió los consejos de la bruja blanca, apenas la mica bruja se fue, le echó la sal a la carne y se escondió para esperar. La mona mica regresó y terminó su brujería con Arriba carne Arriba carne Arriba carne pero la carne salada se quedó en el piso y la mujer se quedó Mica Bruja para siempre y salió huyendo a refugiarse en el monte.


A veces, de noche, en el campo, usted la puede escuchar cómo silba de desesperación por no poder regresar

a su antiguo cuerpo de mujer. Así son las cosas, don Pascual, así son.

Cuentos de la montaña y otras leyendas pueden ser leídas en la Revista Enlace.
Foto cortesía de José Rafael Burgos C./Moralimpia.net

miércoles, enero 04, 2012

Los misterios del Musún

"Entre los guardaparques del Musún, podrá encontrarse con Miguel del Socorro Jarquín Artola, un espigado joven de tez morena y complexión delgada, quien cuenta fantásticas anécdotas surgidas de la Reserva Natural, donde nació y creció como un nato depredador de la fauna, hasta que se convirtió en uno de sus más asiduos protectores. 

(...) Una vez, en ese cerro, andábamos con mi papá, uno de mis hermanos y dos tíos, y llevábamos un montón de perros. Íbamos a cazar zahínos, cusucos, guardatinajas o lo que encontráramos. Era de tarde, en un invierno, dice Socorro. 

Como es característico durante el invierno, la densa neblina cubría las montañas. Socorro y su padre del mismo nombre, junto a su hermano Francisco y sus tíos Ubencio Martínez y Facundo Guzmán, continuaban buscando animales para cazarlos. 



El joven guardaparques añade: Seguíamos en el cerro y de pronto: ‘pá, miramos que se despejó el lugar. Se levantó la nube y quedó despejado. Entonces vimos unas trochas (caminos) recién hechas, unas casas, gallinas, y eso nos preocupó porque sabíamos que eso no existía. Buscamos cómo salir, pero comenzamos a dar vueltas por el mismo lugar y nunca salíamos. Estábamos perdidos en el mismo lugar. 

Según el relato de Socorro, fue entonces que su tío Ubencio les increpó:
Esto es algo que uno de nosotros lleva, porque si no ya hubiéramos salido.  Yo llevo unos huevos de gallina de monte que recogí en el camino, respondió Francisco, el hermano de Socorro.

Entonces botálos porque si no nos vamos a quedar perdidos, advirtió don Ubencio.  Y Socorro continúa con su anécdota:  Cuando mi hermano botó los huevos, ya entonces logramos encontrar nuestras propias huellas y pudimos salir del lugar. Después fuimos a comprobar lo que habíamos visto y no pudimos volver a ver nada. Supimos que lo que habíamos visto no existía y que fue por los benditos huevos de gallina de monte que mi hermano se llevaba. Era como un lugar encantado para que nadie se llevara nada."



Desentrañando las bellezas del Cerro Musún  (Fragmento)
Escrito por Luis Eduardo Martínez M
2 DE MAYO DEL 2004 / La Prensa Mosaico
Foto cortesía de José Rafael Burgos C./Moralimpia.net



domingo, enero 01, 2012

El Guerrero




Aquel que camina en la Senda del Guerrero,
-Dice el libro de un Iluminado Alfarero-
Debe poseer un corazón radiante como el sol,
Y entregar su amor a todos, cual girasol.

Debe mantenerse firme en la adversidad, como un diamante,
Y cansar con su paciencia al de intención recalcitrante.
Recibirá miles de  calumnias y alguna ofensa,
Cansancio sentirá, porque la lluvia acida tensa!
Y en esos momentos de flaquezas,
Invocará a Aquel que tiene de oro sus trenzas,
Y a  Sus Ángeles enviará, con copas de aliento,
Y toda angustia se diluirá en el invisible viento!

Ya al amanecer con vitalidad recobrada,
Monta su corcel y alza nuevamente su espada,
Avanza por la multitud acaparando miradas
Pues tiene en la piel las “Sendas del Bien” trazadas!

 Poema de 
Jinotepe
1 de Enero 2012

miércoles, diciembre 28, 2011

El Muñeco y el Bomaco, animalitos en mi recuerdo

Escrito por Alcides Rojas Chavarría (n. en Managua, 1966)

En casa de mi abuelita Yeyita (q.e.p.d.), donde viví después del terremoto que destruyó Managua un 23 de diciembre de 1972, hubieron dos mascotas que forman parte del saco de recuerdos gratos que acumuló de mis años maravillosos de niñez. Fueron dos animales emblemáticos, el uno era un gato llamado “Muñeco” y el otro un perro conocido como “Bomaco”.

“Muñeco” fue un gato de color blanco, pero un blanco perfecto, sin ninguna mancha, sus ojos eran casi rojizos y tenía una cola hermosísima. Era de tamaño tan grande que parecía un gato montés. Con esto quiero dejar claro que "no era cualquier gato", de verdad que era un gato especial.  Era un cazador nato, pero no solamente de ratas y ratones, era capaz de cobrar mejores piezas de caza como garrobos negros, iguanas verdes y conejos de monte. Por lo general, siempre cazaba garrobos subiendo a un árbol de mamón enorme, un 'palencón' que soporto un rayo que lo fulmino durante un 'temporal' en el Chinandega de los años 70.

Toda pieza cobrada por “Muñeco” no era devorada por él, sino que la llevaba hasta la casa en donde mi prima Cándida (q.e.p.d.) se la preparaba cocinada. Si era un garrobo negro, en una sopa sustanciosa (de la cual muchas veces yo comí); las iguanas verdes eran cocidas y luego desmenuzadas para el gato (para esos años las iguanas verdes no eran consumidas por los Nicas). Los conejos de monte que atrapaba en los maizales cercanos eran una delicia, primero precocidos y luego sofritos en tomatitos "de gallina" que crecían silvestres en las huertas y hasta los patios caseros (los jitomates, hoy en día ya no crecen silvestres) Quiero dejar claro que a “Muñeco” nunca lo vi que se comiera cruda alguna de estas especies, siempre las "entregaba" para su cocción y esperaba paciente su ración de recompensa. Supongo que las ratas y ratones si los devoraba porque aparecían sus restos en el patio. No recuerdo que paso con “Muñeco” porque a partir de 1975 volví a Managua y ya no supe de él.

“Bomaco” fue un perro de raza "come cuando hay" (pero tengo mis sospechas que cuidado era un mezclado), de buen tamaño, muy fuerte en comparación al perro promedio que convive en el rancho del campesino nicaragüense. Era de color 'canelo claro', con pelo corto pegado al cuerpo y una cola flexible que terminaba en un mechón blanco en la punta. Su dueño era mi tío Toño y me parece recordar que lo había traído de uno de sus viajes a la ciudad de Estelí, hacia donde viajaba con frecuencia por negocios con un su amigo de apellido Pichardo.  Este perro era un detector natural de garrobos e iguanas, parecía tener un radar incorporado (en NatGeo he visto que en los perros es más desarrollado el sentido del oído que el sentido del olfato) y por esto es que siempre nos acompañaba a "garrobear" en los patios vecinos para que don Eduardo (q.e.p.d.) con su rifle 22 buscará el mejor ángulo de tiro y derribará al garrobo (recuerden que en esos años las iguanas verdes no se cazaban ni para remedio).

“Bomaco” sobrevivió a dos accidentes de tránsito. Primero, fue atropellado por un auto interlocal que cubría la ruta Chinandega-León que le quebró la pata derecha trasera. El tío Toño se la entablillo con la ayuda de don Chico Mecatero (q.e.p.d.) y después de semanas o meses, le soldó y pudo volver a corretear. El segundo percance lo sufrió con un tractor que jalaba un tráiler lleno de algodón cuando iba rumbo hacia una de las desmotadoras que existieron en el occidente de Nicaragua durante la época dorada del cultivo del algodón. Según dijeron los testigos presenciales, fue increíble como el perro se salvó de ser triturado porque dio una vuelta completa entre la enorme rueda trasera y el guardafango del tractor. Esa vez se quebró la pata delantera... derecha y otra vez lo entablillaron, pasaron semanas o meses y nuevamente volvió a corretear, pero esta vez sí quedo "renqueando" un poco de manera permanente.
Después de formar parte durante casi trece (13) años de la vida cotidiana en casa de mi abuelita Yeyita, el perro “Bomaco” murió de viejo a mediados de 1986 y fue enterrado al pie de un árbol de Laurel que crecía en el mismo patio.

Días de diciembre, días de navidad




En esta navidad, llena de hermandad
Quiero compartir con ustedes pensamientos de felicidad.

Estos días me traen imágenes del pasado,
En mi niñez veo triquitracas, bombas y algún cachiflín carbonizado,
Que fueran quemados por algún despistado niño de mi poblado,
Que  encendiera la mecha cuando pasaba don  Inocencio vado,

Para nosotros esas travesuras nos causaban risa,
Sin entender a esa edad, que eso luego nos traerían momentos de prisa,
Cuando la vida nos enseñara, que cada acción no se borra como tiza.

Los años pasan volando,
por ello las ideas en mi mente vienen entrando.

Una vez me regalaron un tambor, 
 pero pronto lo rompí con un tenedor,
Al año siguiente me dieron una bola de hule, era roja y estrellada,
También pronto fue desollada,
Ah! pero cuando me trajeron aquel robot,
Me sentí como aquel actor del espacio, el Sr. Spot.
Lo acaricie, lo admiré y en la noche lo guardé,
Pasaron los días, dejó de moverse, y por eso me intrigué,
Agarré un desatornillador, un martillo y lo desarmé,
Pero el problema fue, que al no saber armarlo, mi impaciencia desperté,
Y el día de hoy, no recuerdo donde lo boté!.

Pasaron los años y me hice mayor,
Un diciembre recuerdo, estuvo lleno de verdor,
Conocí a una nena, que me aceleró el corazón como motor,

Les digo un secreto… yo creí que era un ángel terrestre,
Era inteligente, bonita y su piel clara olía a pino silvestre,

Fue un amor de juventud…tierno, inocente!,
Pero el color de sus labios, aun los tengo en mente!.

Fue mi novia solo doce días,
luego partió a otro país en unas polillas,
quise seguirla,  pero el destino me dijo: Pensá en otras cosillas!
No te irás de aquí, porque tenés que hacer planillas!

Aquí les dejo pues,
Mis motivos para amar este mes,
Esperando que este domingo si podés
Abraces a un hijo o a tu esposa si querés,
Y le digas al oído, sos mi vida, sos como mi tez,
En estos días navideños te amo tanto y te amaré mucho después,
Cuando la vida de este mundo pase, y llegués donde el buen Juez,
Para esperarme, si es que me voy tiempo después.

Pintura "Bailariana" y escrito de William Ampié Silva.

Jinotepe


Jinotepe, mi querido pueblo,
 Lo amo tanto, que al pensar en él de emoción tiemblo!
Pero también quiero a otros poblados de Nicaragua,
Pues no puedo limitar mi amor, como si me cubriera una piragua.

Me gusta el clima, las calles cortas y su parque,
Aunque ya no tenga  agua su estanque.
Recuerdo el día en que me fui en esa pileta de agua,
Sentí que me iba en los guindos del crucero a Managua,
Pronto lo olvidé, tenía  solo cinco años,  
Medía tan poco, que ni alcanzaba los caños,
Sí! Era gordo y chaparro,
 Unos me decían que parecía  guijarro,
Pero a pesar de eso era feliz,
Brincaba de un lado a otro como codorniz,

En el parque también había un perezoso,
Era una especie de pequeño oso,
Vagaba entre las ramas,
Moviéndose lentamente, como  telas de lanas,
Recuerdo también a los zanates,
Eran negros cual primates,
Volaban y cantaban haciendo círculos en el aire,
como si mostraran a alguien un desaire,
Y los gorriones, graciosos  y juguetones,
 entre las bancas se miraban como grandes botones,
Y en frente su Iglesia Santiago,
Erguida  sin importar si el día era aciago,
A veces sus gradas blancas subía y bajaba,
Rápidamente mientras me carcajeaba.
Esos recuerdos me vienen esta noche a la mente,
En que escribo estas frases como si en el tiempo hubiera un puente,
Imágenes de una niñez gozosa,
Que hoy las comparto con ustedes, sin importar que estén aquí o en Zaragoza.

Jinotepinos del mundo,
Nunca estén triste por no comer vaho  donde Mundo!,
Mejor den gracias al cielo,
Porque nacieron en este fresco suelo,
Que en un tiempo fuera tierra de cafetales,
Guayabas, mandarinas y árboles maderables.

Hoy muchas de esas cosas ya son parte del pasado
Pues la ciudad ha crecido, por cualquier lado,
Pero mejor paro de escribir,
Porque ya es de noche y ustedes deben dormir. 

 Escrito de William Ampié Silva.






lunes, noviembre 07, 2011

"Las Patronas" - historia de unas valientes mariposas

 Esta es una historia sencilla de mujeres con un gran corazón.  Tan grande que en él caben miles de indocumentados hambrientos y sedientos que cruzan todos los días las vías del poblado donde ellas viven.  Como un gesto de humanidad y amor al prójimo, ellas les ofrecen un poquito de esperanza a esos seres humanos que como única maleta llevan un futuro incierto, la carga de la soledad y el miedo.  Por eso quise escribir acerca de "Las Patronas", porque el tema me toca como estoy segura que lo tocará a Ud también al conocer su historia.

"En un punto de Veracruz, los inmigrantes centroamericanos encuentran una pequeña esperanza:  Las Patronas, unas mujeres valientes mexicanas les aguardan al pie de las vías para entregarles comida y bebida, tren en marcha, día a día durante los últimos 15 años.  Este es el argumento del corto "El Tren de las Moscas" de Nieves Prieto Tassier  y Fernando Lópes Castillo."

(presione para ver el cortometraje)


"Cada año centenares de miles de emigrantes atraviesan Centroamérica en su éxodo al Norte.  Viajan pegados al techo de un tren o entre la herrumbre de los vagones. Recorren miles de kilómetros durante semanas, en condiciones infrahumanas, arriesgando su vida: No hay vuelos para los ilegales, ni futuro...Muchos no llegarán a ninguna parte.  Según un informe de Amnistia Internacional, unos 10.000 inmigrantes sin papeles fueron secuestrados por el crimen organizado en el primer semestre de 2009 y 60.000 fueron deportados "voluntariamente", sin que fueran suficientemente informados de sus derechos.  Seis de cada diez niñas y mujeres son violadas durante su viaje clandestino desde Centroamérica a EEUU. Otros muchos, sencillamente, desaparecerán anónimamente en una fosa común."

 Fragmento tomado del

(presione para escuchar la canción)

Letra de la canción "Día a día"

Viajan en trenes cerrados,
sobre el techo, sin abrigo,
al sol tienen por testigo,
tratan mejor al ganado

Llegar a Estados Unidos
para mejorar sus vidas
no les queda otra salida
alguien les ha convencido

Día a día las patronas
preparan comida y cena
para mitigar las penas
de los que todo abandonan

Migra y mara les persiguen,
hambre lesiones y muerte,
casi nadie lo consigue,
esa es su mísera suerte

Son unas pocas mujeres
de un enorme corazón
que les dan pan con amor
por donde pasan los trenes

En Córdoba, Veracruz
unas patronas hermosas,
muy valientes, mariposas,
dan al migrante su luz



Ayuda Humanitaria
"Las Patronas"

jueves, noviembre 03, 2011

El Judío Errante


En los campos de Nicaragua se acostumbraba tiempo atrás después de comer el día Viernes de la Semana Santa la típica "sardina picante del Indio Moctezuma" con arroz, frijoles fritos y plátanos cocidos, o una olorosa tortilla de maíz recién sacada del comal, disfrutar de una rica jícara de tiste acompañada de la clásica almíbar "semanasantera" preparada a base de mangos, jocotes güaturcos, trozos de papaya, marañones, canela y clavos de olor acaramelados con varias tapas de dulce de caña, sentarse todo el mundo a esperar a partir de las tres de la tarde el clásico "cordonazo" de la furia del Cielo con relámpagos y truenos al momento de expirar Jesús en la Cruz en el Calvario y otear el camino para ver pasar la figura del Judío Errante; aquel zapatero sin corazón que una tarde le negó a Jesús una silla en su taller para reposar su cansada anatomía y que por eso fue condenado a vivir recorriendo errante los caminos del mundo hasta la llegada del Juicio Final...



A decir verdad, las pocas veces que pasé los días de la Semana Santa allá en la finca cercana a Puerto Somoza nunca vi ni escuché nada extraordinario con relámpagos ni truenos; pero lo que sí es cierto es que a partir de las tres de la tarde del Viernes Santo el viento soplaba en las copas de los árboles arrancando notas a las ramas que semejaban gemidos y un remolino de viento parecía dar forma multicolor de figura humana a las hojas secas y el polvo del camino que se fundían con el agobiante vapor "semanasantero" que surgía de las entrañas de la tiera... ¿Cobraba vida quizás así en los caminos solitarios de los montes pinoleros la leyenda del Judío Errante? 

miércoles, noviembre 02, 2011

Poema al Genízaro de Nagarote



!Genízaro, tu eres el símbolo de la humanidad, y estás enlazado a su historia,
desde el principio de su trayectoria. Genízaro del bien y de la amistad.
Tu estas con nosotros los nagaroteños, te llevamos en el alma y estas presente,
Te rendimos tributo, es nuestro sueños,
Los nagaroteños estamos pendientes.
Vive de cara al cielo y en tu tierra
Nadie puede igualarte su linaje
El simbolo de paz sobre la guerra,
Y adorna a Nagarote de su paisaje.

Al llegar la lluvia fuerte,
Se desprendió la rama y cayó al suelo,
No pudo resistir los mas fuerte,
Pidiendo clemencia al cielo.

Extendió su divina mano
Como un noble anciano,
En el parque pasan los caminantes,
Tendiendole el brazo suplicantes
Le pido que me ayuden, mi historia se viste,
El 31 de diciembre les doy alegria y derroche,
Hoy los nagaroteños estan dolientes y tristes,
El 16 de octubre fue el silencio de la noche.

Profesor José Angel Palacios Pérez.

sábado, octubre 29, 2011

Fiesta de los Ahuizotes - 2011

"Los Ahuizotes son seres fantásticos de ultratumba de apariencia temible por lo deformado de su aspecto y su comportamiento de carácter terrorífico. Estos seres habitan en el imaginario colectivo de los habitantes de Masaya y principalmente en los del barrio Monimbó. Tienen dos formas de expresión cultural: en los relatos de sus apariciones nocturnas que se transmiten de manera oral de generación en generación y en un baile carnavalesco en la que todos esospersonajes encarnan por una noche en los habitantes que se disfrazan 
de ellos y salen aespantar a la gente por las principales calles de Masaya." - Ulises Huete


(lea enlace)