El Guerrero




Aquel que camina en la Senda del Guerrero,
-Dice el libro de un Iluminado Alfarero-
Debe poseer un corazón radiante como el sol,
Y entregar su amor a todos, cual girasol.

Debe mantenerse firme en la adversidad, como un diamante,
Y cansar con su paciencia al de intención recalcitrante.
Recibirá miles de  calumnias y alguna ofensa,
Cansancio sentirá, porque la lluvia acida tensa!
Y en esos momentos de flaquezas,
Invocará a Aquel que tiene de oro sus trenzas,
Y a  Sus Ángeles enviará, con copas de aliento,
Y toda angustia se diluirá en el invisible viento!

Ya al amanecer con vitalidad recobrada,
Monta su corcel y alza nuevamente su espada,
Avanza por la multitud acaparando miradas
Pues tiene en la piel las “Sendas del Bien” trazadas!

 Poema de 
Jinotepe
1 de Enero 2012